Desde el Servicio de Nutrición de Victoria Sports Club te recomendamos seguir el siguiente PLAN DE DEPURACIÓN durante al menos 7 días, para recuperarte tras los excesos de las comidas y cenas:

Una dieta depurativa es aquella que ayuda a depurar nuestro organismo y lo libera de toxinas y líquidos acumulados que pueden ser nocivos, lo que consigue limpiar nuestro aparato digestivo, armonizar la flora bacteriana y mejorar nuestro estado de ánimo y de salud en general.

Es aquella dieta rica en alimentos depurativos y antioxidantes.
Esto no significa que debamos de disminuir la ingesta de comida, no se trata de adelgazar sino de limpiar.

Este tipo de dietas consta de alimentos frescos, frutas y sobre todo muchas verduras. Beber abundantes líquidos (agua zumos con multivitaminas, consomés e infusiones) pollo, pescado, huevos, arroz a ser posible integral. Importante las técnicas culinarias utilizadas: plancha, al vapor, convección y asado. No abusando de los rebozados y fritos.

La depuración se lleva a cabo a través de órganos que realizan esta función que a su vez son los más afectados en los momentos que se cometen excesos. El hígado va a depurar las toxinas que introducimos en dietas inapropiadas.

Debemos mantener nuestro hígado en condiciones ya que tiene funciones vitales para nuestro organismo: almacenar glucógeno, hierro, cobre y vitaminas principalmente del grupo liposoluble, además de producir y sintetizar una serie de proteínas.

Los riñones se encargan de filtrar la sangre y junto a la respiración de los pulmones las excreciones de los intestinos y la sudoración de la piel se expulsaran las toxinas hacia el exterior.

Una dieta depurativa debe de durar en función del objetivo que persigamos sobre todo el tipo de dieta. Es decir, cuánto mas estricta sea menos duración deberá tener. Las muy estrictas tendrán una duración de 3 a 5 días, y las más suaves serán de 7 días. También se pueden plantear un plan menos agresivo de 10 a 15 días.

Este tipo de planes se puede llevar a cabo un par de veces durante el año, de hecho las depuraciones se han realizado a lo largo de la historia a través de ayunos, creencias religiosas, costumbres….

El mejor momento para realizar este tipo de dieta es en los cambios de estación por lo que se recomendaría 4 veces al año, pero también se aconseja tras una época de excesos como puede ser las Navidades o las vacaciones.

Las ventajas de este tipo de dietas se ve durante la realización de la mismas, las secreciones se vuelven más limpias ya que se eliminan toxinas, mejora la flora bacteriana de ahí que se absorban mejor las vitaminas y los minerales, de ahí que mejore nuestra capacidad de eliminar radicales libres mejorando nuestro sistema inmune. Se eliminan las digestiones pesadas así como la sensación de hinchazón gases…

Favorecemos la pérdida de peso y la piel queda mucho más suave y limpia.

RECOMENDACIONES que debemos de seguir:

  1. Los menús deberán ser ricos en verduras (alcachofas, espárragos, brócoli, espinacas, remolacha… )
  2. Alto contenido en fibra (cereales integrales, legumbres, frutas y verduras frescas)
  3. Las frutas serán frescas y será importante que haya una gran diversidad de colores en la elección de las mismas (naranjas, kiwi, mango, papaya, piña, melón, sandia…)
  4. Las proteínas se obtendrán de pescado blanco, carnes blancas , huevos y legumbres.
  5. Se recomendará un ajuste en la ingesta de líquidos según el peso de la persona pero alrededor de 2 litros. Dicha ingesta puede ser a través de infusiones, zumos…
  6. Las técnicas culinarias que utilizarán serán principalmente al vapor, asado plancha o cocina por convección.

Los alimentos que debemos de eliminar durante el tiempo que dura la depuración serán: proteína de origen animal y rica en grasa (pescados azules y carnes rojas), azucares, bebidas con azucares añadidos, alcohol, alimentos procesados, envasados y/o congelados, limitar la sal y eliminar técnicas culinarias como el frito rebozado y las salsas.

¡Pruébala y seguro que te encontrarás mucho mejor!

Cristina Soledad Cañibano Acebes